PASO  18

EL  TRASLADO  AL  SEPULCRO

Obra de Giacomo Tartaglio

Gremio de Los Salineros

 

José de Arimatéa, obtiene de Pilatos el permiso para enterrar a Jesús en una tumba de su propiedad y transporta el cuerpo del Redentor.

 

  

En el 1.619 el paso fue confiado al gremio de los “coralerosi” (artesanos  que trabajaban el coral rojo del Mediterráneo), pero la crisis del sector indujo a su abandono y el 20 de febrero de 1.790, con acta notarial de Diego Martino Ximenes, fue confiado al gremio de los salineros.

A continuación de tal concesión, el paso  fue reconstruido por Giacomo Tartaglio que ejecutó una auténtica obra de arte.

El episodio representado, narrado en  los Evangelios, recoge el instante en el que Jesús es transportado al Santo Sepulcro.

El paso es más rico en personajes, estando todo realizado con magnífica factura: Jesús, San Juan, la Virgen María, José de Arimatéa, Nicodemo y María Magdalena, cuya cabeza es tenida entre las de más valor artístico de esta colección.

Es el paso es el que mayor devoción popular suscita y la sábana donde Jesús es acomodado, es cambiada continuamente ya que está considerada como un exvoto.

El gremio de lo salineros  siempre ha garantizado una digna procesión y nunca ha faltado la banda de música.

El paso es más rico en personajes, es eres y todo de óptima factura: Jesús, San Juan, la Virgen Maria,
José de Arimatéa, Nicodemo y Maria de Magdala, cuya cabeza es creída entre las más válidas de la entera colección.

 

 

Foto  Beppino Tartaro

 

Paso 17         Paso  19