La Semana Santa en el pasado

 

   

 

 

Además de las manifestaciones que se celebran actualmente a Trápani con ocasión de la Semana Santa, existieron otras que fueron abandonándose con el tiempo.

 

 La Benedición de las Palmas inició los rituales de la Semana Santa y la primera iglesia dónde se tuvo el ritual de la sagrada bendición fue en la de Itria, cuyas palmas, siendo las primeras en ser bendecidas, fueron consideradas de particular importancia.  En la iglesia de San Pedro existió una particular ceremonia, en la que participó el arcipreste, el Senado, el Capitán de Justicia, el Alcalde, el Prefecto y el Gobernador de la Plaza. Acabado el ritual con la distribución de las palmas, se iniciaba la Procesión por las calles del antiguo barrio San Pedro. 

La procesión concluía con la entrada del “prete” sobre la grupa de un burro que, pasando la puerta de la iglesia, revivía la entrada de Jesús a Jerusalén. 

 

Los que completaban su retiro espiritual en un edificio de la ciudad, llamado Casa Santa, regresaban en fila, recitando las letanías. Atravesando las calles de la ciudad, el cortejo alcanzaba la iglesia del Colegio, dónde se impartía la bendición del sacramento. Las calles estaban llenas de gente y se preparaba para la primera representación, llamada “ 'A Cena”. 

Mientras, anclado en el tiempo, resonaba el ruido de la gente, en la zona de la congregación de Maria Santísima di Custonaci, se preparaba el escenario para recordar la última cena de Cristo y lo mismo ocurría en las otras congregaciones.  En la representación escénica, la muchedumbre participaba emotivamente, Judas silbando y quedando en silencio para escuchar los sermones de Jesús. 

 

Continuaban en otras iglesias los ejercicios espirituales de preparación y el miércoles en la iglesia de la Abadía Grande se celebraba el Ritual de las tinieblas. La iglesia era sumergida en la oscuridad, no había más luz que de las velas de cera amarilla en una atmósfera intensamente oscura. Se entonaban coros, llamados " matutinos" de las tinieblas, evocadores de la muerte de Jesús. Acababan solamente cuando todas las velas se habrían apagado. 

 

El miércoles era el día de la procesión de la Virgen de los Massari, desde 1.956 esta procesión sería adelantada al martes tal como la de la Virgen del Pueblo que sería adelantada al miércoles desde el jueves, mientras en varios puntos de la ciudad, siguieron celebrándose otras cenas. 

 

El jueves, además del ritual del lavando de los pies, todavía en uso, se ataron las campanas en todas las iglesias y al mismo tiempo fueron cubiertas todas las imágenes de Jesús. Antes que se iniciara la visita de los Sepulcros, desde la iglesia de S. Annella empezaba la procesión de la Virgen del Pueblo, mientras a las 21 horas, se tenía la visita a los Sepulcros de la Procesión de las Marías. 

La procesión era abierta por la Compañía de Maria Santísima de Monferrato, seguían otras cofradías que arrastraban con los pies pesadas cadenas; había personajes vestidos de ángeles y otros que llevaban lanzas, rastrillos, cadenas y coronas de espinas y los bateadores que se flagelaban hasta sangrar por penitencia. Luego llegaban los personajes sagrados: San Giovanni, María Magdalena y la Virgen. ¡Esta última iba en busca de su hijo y en cada iglesia en la que entraba el sagrado cortejo, exclamaba ¡Paro, Paro!. Después la Virgen se desmayaba y se apoyaba en San Giovanni que pedía ayuda a la Magdalena. Así seguía adelante la visita de otros "Sepulcros" hasta bien entrada la noche. La procesión se celebró por la última vez en 1.820.

 

E Viernes y el S ábado transcurrían con el ritual de la Pendiente de la Cruz a Santa .María de Jesús y a la solemne Procesión de los Misterios.

 

 La Bajada de la Tela es el ritual con el que, a mediodía de Pascua, se celebraba la Resurrección.

Fue la iglesia de la Anunciación la primera en desarrollar la bajada de la tela. Después de la función religiosa, era descubierta la imagen de Cristo, en una exultación de flores y papel pintado y al son de las campanas de la iglesia, atadas durante los días anteriores, eran liberadas y hechas sonar al toque de gloria.

 

 El mismo día se desarrollaba otro ritual, el del  Encuentro entre María y Jesús.

 La imagen de Maria salía de la iglesia de los Padres Mercedarios mientras la de Jesús lo hacía desde la de S. Michele. Las imágenes que habían recorrido las calles de la ciudad, se encontraban en la Rua Nuevo, Calle Garibaldi, mientras alrededor revoloteaban las palomas y el repiqueteo de los bronces celebraban solemnemente la Pascua. 

 

Las celebraciones sagradas concluían el Lunes del Ángel con la Procesión de lo Céreo.

 Por céreo se entendía el cirio ofrecido en limosna, por los Maestranzasde la ciudad, a la venerada imagen de la Virgen de Trápani. 

Cada Maestranza se encontraba ante la misma iglesia y desde allí convergían todos hacia la Puerta Real; de allí los Padres Carmelitas iniciaban la procesión hacia el santuario, seguidos por cirio del rey y de las Maestranzas en orden de antigüedad. 

La procesión de lo Céreo, a causa de interminables discusiones, hizo su última aparición el lunes de Pascua de 1.786.

 

 

© www.processionemisteritp.it